Ayer por la noche terminaron mis vacaciones de julio. Lo he pasado bien, conste, pero tengo cierta pérdida de memoria para recordar, en público, correrías... la gente educada siempre tenemos ese déficit.

Digamos que en estas dos fotos está la historia de, ponte, una semana  de risas variadas... y sin encender la cocina ;)

Tuve que hacer algunas recogidas intermedias porque ya no se cabía en mi cocina. En fin, que anoche llegó mi primo de Irlanda. Joder qué coñazo.

Paralelamente, esta mañana había quedado con nuestra amiga Marga para hacer un intercambio bloguero. Trueque sin IVA. Lo mío del sector primario –o casi- berenjenas, papas para arrugás, unas frambuesas y, bueno... algo más elaborado,  un frasco, que le debía devolver, con un poco de mermelada de pétalos de rosas. Por favor úsala desde la nevera.

La tía, que no debía pero..., se presenta con frascos variados de cosas ricas, una botella de licor café –jodeeé dime cómo se hace eso!!! y ésto...

... toma, ahora estoy con los cup cakes... para que desayune tu hijo.

Hay que ser tía para tener esos reflejos. Yo había pensado: –bueno ahí le compro un cruasán en la gasolinera y que se apañe.

Son las once, todavía no se ha levantado y no he podido aguantar me he comido uno, excelente, pero creía que lo de abajo también se comía :((

glup!!

Muchas gracias guapa, siempre es un placer hacer tratos contigo.

Beso.

Au